Principal
       Quienes Somos
      Servicios
     Nuestro Equipo
    Galería
   Contactos Utiles
  Mapa
 Contáctenos

Publicaciones

La zona árida, con todo el potencial ganadero

Fernando Bertello. 2008. La Nación, Sec. 5ª Campo, Bs. As., 18.10.08:8.

31º Congreso Argentino de Producción Animal.

Potrero de los Funes, San Luis.

www.produccion-animal.com.ar

En medio del proceso de relocalización que sigue experimentando el sector, empujado por la agricultura pampeana y que ha llevado a que el Norte ya tenga el 33,4% del rodeo nacional, la región crece como polo pecuario

POTRERO DE LOS FUNES, San Luis.- El Norte no está solo, y aquí está la prueba. En medio del proceso de relocalización que sigue experimentando la ganadería, empujada por la agricultura pampeana, y que ha llevado a que el norte argentino ya tenga el 33,4% del rodeo nacional, sobre 55,8 millones de cabezas, la región semiárida-árida también está creciendo en importancia como polo pecuario.

Precisamente, entre otros temas, de esto se habló en el 31º Congreso Argentino de Producción Animal, organizado entre el miércoles pasado y ayer por la Asociación Argentina de Producción Animal (AAPA), entidad que agrupa a profesionales que se desempeñan en universidades, organismos como el INTA y Aacrea. De algún modo, en AAPA está la "ciencia" de la ganadería.

No obstante, aparte de la tecnología, aquí se hizo hincapié en otros dos ejes clave: el rol social de la ganadería, destacando su papel como "captadora" de gente en el territorio, y la necesidad de considerar los aspectos ambientales para dotar de sostenibilidad al desarrollo. Con suelos frágiles, bajas e inestables lluvias -un año puede llover 250 milímetros , otro 500 y el tercero superar ese nivel o caer-, en esta zona se trata de un desafío central. Darío Colombatto, presidente de AAPA, fue uno de los que se refirieron al cuidado del ambiente.

Como muestra de lo que viene ocurriendo, en la zona semiárida-árida -una macrorregión del oeste de La Pampa, San Luis, Mendoza, parte de San Juan y La Rioja-, la ganadería está creciendo. Así, en los últimos diez a doce años, mientras la región pampeana bajó de 62 a 56% su participación en el rodeo nacional, las zonas semiáridas lo incrementaron de 6 a casi el 9 por ciento, aproximadamente. Tuvo un salto de 1,5 millón de cabezas.

A nivel individual, en la provincia de San Luis en los últimos ocho años se ha incrementado el stock vacuno en casi 600.000 animales, totalizando actualmente cerca de 2 millones de cabezas. Por su parte, en San Luis la agricultura también avanza y ya ocupa 394.000 hectáreas .

Igual que en otras regiones, en la zona semiárida-árida hay oportunidades. Según comentó Fernando Canosa , vicepresidente 1° de AAPA, esta región tiene posibilidades de crecer con la base forrajera. Hoy lo que predomina es el campo natural en al menos el 90%. "El gran cambio se medirá por la incorporación de especies cultivadas como pasto llorón, digitaria y buffel grass. La región podría llegar a tener un 30/40% de especies cultivadas", comentó. En una zona criadora, cada vez hay más productores que hacen ciclo completo para consumo.

Hoy, en el noroeste de San Luis (donde hay pastizales de tres estratos vegetales, lluvias de 300 mm y de 13 a 17 hectáreas para una vaca), con un sistema de baja tecnología se pueden obtener 6 kilos de carne por hectárea. Sin embargo, "incorporando tecnología de manejo sanitario, nutrición del rodeo y manejo de pastizales (con descansos y usos) podes empezar a recuperar pastizales y dar un salto a 12 kilos", según contó Carlos Frasinelli, presidente del 31º Congreso de AAPA y técnico del INTA San Luis.

Además, en esa zona se pueden incorporar pasturas como buffel grass que, en proporciones del 15 al 20% del sistema, permitan producir de 20 a 22 kilos de carne por hectárea. En el Noroeste hay un importante número de productores chicos. Mientras tanto, en el sudoeste provincial (allí las lluvias rondan los 400-500 y hay 8- 10 ha por equivalente vaca), en ambientes del pastizal pampeano (estrato herbáceo donde hay lomas arenosas cubiertas con algunas isletas de chañar) un planteo de baja tecnología puede rondar los 13 a 15 kilos de carne, cifras que suben a 22-23 kilos con un mayor uso de tecnología.

Pero hay más: "En el Sur, si queremos más carne podemos poner un 30% de llorón y te vas a 35 kilos de carne", afirmó Frasinelli, que añadió: "Podemos seguir intensificando hasta llegar a 100 por ciento de pasturas". Según el técnico, los resultados de módulos experimentales del INTA indican que se podría llegar a 50 kilos de carne con 50% de pasto llorón y 50 por ciento de digitaria.

Respecto de las especies nativas, el especialista Jason Emms dijo que en el sur de Australia, donde hay precipitaciones similares a la región semiárida argentina, "se está explorando con especies nativas que se defiendan mejor ante menores lluvias y puedan cubrir los baches de producción durante otoño-invierno". Paralelamente, atendiendo al medio ambiente están investigando especies que permitan reducir las emisiones de metano.